¿Cargar un coche eléctrico en casa con una instalación solar?

¿Cargar un coche eléctrico en casa con una instalación solar?

Con la escalada del precio del MWh, son muchos los que se han lanzado a las redes buscando una alternativa para reducir su consumo eléctrico. Principalmente aquellos con sistemas de climatización alimentadas por electricidad o con coches eléctricos en casa. Pero la pregunta es si es posible cargar nuestros coches con una energía solar que se produce principalmente cuando estamos fuera de casa.

Para responder a esta pregunta, la Escuela Politécnica Federal de Zurich (ETH) ha realizado un experimento teórico donde han estudiado los hábitos de movilidad y consumo energético de 78 familias con espacio para instalar solar y con vehículo eléctrico en casa.

Para ello han realizado una estimación virtual de la superficie de placas que podrían instalar en su vivienda, teniendo en cuenta aspectos como la orientación, sombras…etc, para de esa forma saber qué porcentaje de las recargas de los vehículos podrían completar solo usando su instalación fotovoltaica.

Estas simulaciones han tenido como resultado una amplia variedad de posibilidades en cuanto a potencia a instalar, con viviendas donde solo han podido llegar a los 5 kW, y otras donde la amplia superficie ha elevado las cifras hasta los 25 kW.

Con base en el cálculo de este modelo, los investigadores del ETH pudieron determinar cuánta energía fotovoltaica estaba disponible para cada propietario de un coche eléctrico para cargar su vehículo, pensando siempre que la mayor parte de la producción se destinaría precisamente a esta labor.

Para conocer los resultados se han puesto en marcha cuatro estrategias de carga y producción diferentes, que han mostrado como cada escenario dentro de una misma vivienda puede ser radicalmente diferente según el modelo a elegir.

En el primer caso se ha cargado el vehículo sin tener en cuenta la producción solar. Simplemente conectando el vehículo al llegar a la vivienda. El resultado ha sido el esperado y es que sin tener en cuenta las horas de producción ni contar con ningún sistema de compensación de excedentes ni almacenamiento, de media solo el 15% de las necesidades eléctricas anuales se cumplieron con energía de la instalación fotovoltaica.

La segunda estrategia de carga ha supuesto poner en marcha un simple control inteligente que analiza la producción y permite que el sistema priorice la carga cuando la energía solar tenga mayor presencia. El resultado con este pequeño cambio, que supone instalar un pequeño sensor, ha sido importante. En este caso los propietarios han elevado hasta el 56% de la carga de sus vehículos con energía del sol.

En el tercer supuesto los investigadores han optado por poner en marcha un algoritmo que analiza los hábitos de movilidad, consumo y producción solar, combinado con el sensor solar, para de esa forma optimiza al máximo la producción.

Para sorpresa de todos, con este software de control inteligente y el sensor solar, el aprovechamiento de la producción se ha disparado hasta el 90%.

Por último han indicado también la posibilidad de instalar un sistema de almacenamiento en forma de batería, que permite sobre el papel llegar a un rendimiento cercano al 100%. Pero los responsables indican que esta puede no ser la mejor opción por cuestiones como las emisiones en la producción de la propias baterías.

La conclusión del estudio pone sobre la mesa lo poco que se ha explotado el potencial de la carga inteligente para un suministro descentralizado y compatible con una red eléctrica con cada vez mayor presencia de energías renovables.

Una carga inteligente regida por algoritmos que prometen ofrecer el máximo rendimiento a las instalaciones fotovoltaicas residenciales. Un elemento extremadamente importante en una era donde al mismo tiempo que hablamos de crisis energética con una Europa fuertemente dependiente del exterior, estamos malgastando enormes cantidades de energía por no saber aprovechar al máximo la capacidad disponible.

Un estudio que no sabemos dónde ha situado su estimación de producción, algo muy importante ya que la radiación solar no es la misma en Suiza que en España, y en España no es la misma en Galicia o Asturias que en Murcia o Valencia.

Pero si sirve para concienciar de la importancia de poner fotovoltaica, pero también de sacar el máximo partido a la misma con algún sistema de control inteligente, o con un sistema de compensación de excedentes que nos permita inyectar energía durante el día cuando estemos fuera de casa. Una energía que podrá ser aprovechada por la industria y el comercio durante la jornada laboral, y de esa forma poder cargar por la tarde-noche con energía de la red cuando precisamente el consumo industrial sea menor, y podamos también sacar mayor partido a fuentes renovables.

Traducido o simplificado, que podremos hacer un truque con la empresa eléctrica, vendiéndole energía por el día para compensar nuestro consumo al llegar a casa. Un trueque cuya rentabilidad dependerá y mucho de la empresa con la que hagamos este intercambio. Por eso lo ideal es explorar tarifas con nuestra comercializadora, pero ver también las condiciones de la competencia a la que nos podremos pasar sin mayores problemas como el que cambia de compañía de teléfono.

Incluso alguna llega a compensar no solo el consumo, sino también si nuestra aportación es importante, puede llegar a pagarnos costes fijos como la potencia. Algo que para muchos suena a ciencia ficción pero que ya se está haciendo en España.

Fuente: forococheselectricos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Abrir chat
¡Hola! ¿Alguna duda?