Cuánto CO2 no va a la atmósfera con la energía solar

Cuánto CO2 no va a la atmósfera con la energía solar

En lo que va de 2024 la energía solar ha evitado la emisión de 6,4 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera.

La Unión Española Fotovoltaica, asociación sectorial mayoritaria de la energía solar en España, conmemora un año más el Día Internacional de la Medio Ambiente sumándose a la llamada a la acción que hace la Organización de Naciones Unidas para que la ciudadanía, instituciones públicas y empresas trabajen de manera coordinada en la lucha contra la emergencia climática.

En esta ocasión, la ONU hace un llamamiento público a conservar los ecosistemas y la biodiversidad en todo el mundo, en peligro a causa de los efectos devastadores de la crisis climática. Para ello, la organización internacional pone en el centro de la acción el impulso definitivo a una transición energética que considera “una de las principales armas para preservar el Medio Ambiente y la biodiversidad”.

Los datos de la Unión Española Fotovoltaica demuestran, una vez más, que la energía solar es, por su carácter de sustitución de los combustibles fósiles, una tecnología imprescindible en la lucha contra la emergencia climática. Las siguientes cifras así lo demuestran:

En 2023 la energía solar evitó 17,3 millones de toneladas de CO2, equivalente entre autoconsumo y plantas en suelo, por su carácter de sustitución de los combustibles fósiles.

En 2023 evitamos una media mensual de 1,4 millones de toneladas de CO2 gracias a la energía solar.

“Además de por el carácter de sustitución de los combustibles fósiles que tiene la energía solar, si las plantas solares en suelo se llevan a cabo de manera adecuada, su aportación a la biodiversidad no se va a limitar sólo al efecto sustitución de hidrocarburos. Los proyectos solares son capaces de generar una contribución positiva en el espacio que ocupan: en este ecosistema, la actividad humana va a ser muy reducida durante 30 años consiguiendo una renaturalización del terreno, tal y cómo han afirmado numerosos estudios científicos”, ha afirmado José Donoso en el contexto de este día.

Un año más, UNEF quiere aprovechar este 5 de junio, Día Mundial del Medio ambiente, para recordar que un año de retraso de implementación de medidas es un año de emisiones de CO2 que se podrían haber evitado es un periodo de tiempo a ganar en la carrera contra reloj que supone disminuir los efectos de la emergencia climática.

“Estamos viendo como en algunas Comunidades Autónomas se están instaurando nuevos impuestos y moratorias a la energía solar. Esto, además de una perdida de competitividad económica para estas regiones y para nuestro país, supone abrir las puertas a los efectos devastadores de la emergencia climática tanto para la ciudadanía como para la biodiversidad.”, ha reiterado Donoso.

Fuente: suelosolar.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Abrir chat
¡Hola! ¿Alguna duda?